• February 6, 2020
  • Cenprosalud
  • 0

LA IMPORTANCIA DEL USO DE LOS ELÁSTICOS EN ORTODONCIA

Muchas veces me he preguntado por qué algunos pacientes reaccionan con una mueca de disgusto cuando les comunico que debemos usar elásticos en determinado momento del tratamiento, sea de ortodoncia con brackets o de ortopedia maxilar.

Entremos en contexto:   las bandas elásticas, comúnmente llamados cauchos o elásticos, son unos aditamentos circulares flexibles usados en ortodoncia. Los más comercializados son los de látex, es decir, producto de la solución lechosa que se extrae de la savia de diversas plantas. Dicho esto, derribemos el primer mito: si te tragas uno de estos elásticos, no te vas a intoxicar o envenenar.

 indicamos los elásticos en ortodoncia como una alternativa para mover uno o más dientes de una forma sencilla y sin utilizar fuerzas continuas o algunos anclajes (v.g. minimplantes) u otras aparatologías más complejas. Segundo mito: no siempre son la única alternativa, pero si la más efectiva, natural y rápida.

 pero sigo con la incógnita. ¿porqué que le tienen tanta aversión? O peor aún: ¿por qué dicen haberlos usado todo el mes, cuando con unos simples trucos de ortodoncista, puedo demostrarles que no los han usado más de dos o tres días?

Me atrevo a lanzar una hipótesis: la desinformación, unida a una deficiente autodisciplina son las principales causales de las caras largas de las que les escribí en el primer párrafo. El uso inadecuado de estos “cauchos” pueden llevarnos a que un tratamiento propuesto para 16 o 18 meses, se prolongue o se estanque en el tiempo. Y créanme: para cualquier ortodoncista este escenario es muy frustrante.

Soy consciente que el aspecto que dan esos elásticos al hablar en público es desconcertante. No falta el que se detiene en la conversación, para enfocarse en esos extraños cuerpos que se estiran y encogen con cada palabra que pronuncias, o el que lanza un chiste muy próximo al matoneo.

Así mismo, no quiero desconocer que es incómodo tener que quitarlos cada vez que nos sentamos a comer o que el olvido o el sueño nos ganen una que otra batalla. 

Querido paciente: la invitación es a que, si estás pensando usar brackets o si ya estás en esa fase del tratamiento, esta “tortura” se convierta en una oportunidad de demostrarte a ti mismo que eres capaz de asumir retos. Basta de acomplejarse por comentarios insulsos cada vez que alguien te vea con curiosidad o cada vez que uno de estos elásticos se reviente o se salgan de su gancho. Ah! , y si se te olvidan en la noche, la solución es simple: coloca una alarma diaria  en tu celu a eso de las 9 pm.(nunca falla). Y recuerda: el éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día.